Se intenta avanzar con el blanqueo laboral en el Senado

                RedacciónEDA

Luego de que la semana pasada fracasara el debate en comisión, por la ausencia de los representantes de la CGT, se habría convocado para este martes un nuevo encuentro donde el camino estaría más allanado entre la central obrera y el gobierno en el intento de destrabar el blanqueo laboral.

“Es que nadie quiere que vuelva a frustrarse el encuentro”, señalaron, como pasó en el anterior donde los máximos referentes de la CGT adjudicaron cambios de último momento a la iniciativa del senador sanjuanino de Cambiemos, Roberto Basualdo que hacían imposible sentarse para avanzar en esa dirección.

Desde el despacho del legislador argumentaron que el cambio que motivó el rechazo gremial fue “aconsejado por la Secretaría de Trabajo” lo que dejó a las claras la interna en el oficialismo que tuvo pendiente de un hilo la renuncia al ministro Dante Sica.

Sica mantiene su eje en el “diálogo social” para llevar adelante su objetivo de combatir el trabajo informal. Su buen vínculo con el mundo sindical lo hace más previsible, aunque hubo temor que su posible salida pudiera ser vista como un camino a la ruptura del sector más dialoguista.

Los contactos posteriores entre ambos, por ejemplo el que mantuvieron en la celebración de los 100 años de la OIT permitieron limar las asperezas y encauzar el tratamiento legislativo de uno de los pocos proyectos con los que se aspiraba avanzar, en medio de un año electoral agitado por el fantasma de la inflación y el precio del dólar.

En ese sentido, el bloque de senadores del PJ argumentó que su posición no ha cambiado desde que asumió Cambiemos. Están dispuestos a avanzar sólo con proyectos que tengan el aval explícito de la principal central sindical.

El proyecto prevé liberar de cualquier consecuencia judicial y administrativa a los empleadores que decidan “blanquear” a sus empleados. También implica la eliminación de multas y un perdón a las deudas impositivas y a la seguridad social. La norma era parte del amplio paquete de reforma que intentó impulsar el ex ministro de Trabajo Jorge Triaca, que fue rechazada de plano.