España: El sindicato de Enfermería denunció el cierre de más de 12 mil camas en hospitales

                RedacciónEDA

En España, el Sindicato de Enfermería, Satse, denunció que, al menos, 12.700 camas se van a cerrar el próximo verano por decisión de los distintos servicios de salud autónomos gracias a su «afán cortoplacista por ahorrar dinero». Para los trabajadores, esta decisión «afectará negativamente a la seguridad y salud de los ciudadanos, así como de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas».

Asimismo, el colectivo gremial critica que las distintas administraciones sanitarias utilicen todos los años como «chivo expiatorio» el argumento de que «la gente se va de vacaciones» para cerrar camas y servicios. Por otro lado, se menciona que se podría aprovechar esta época del año para «trabajar en la reducción de las listas de espera».

Sin embargo, el servicio no mejora y las listas de espera se incrementan aun más al paralizarse las consultas externas, las pruebas diagnósticas y las intervenciones quirúrgicas no urgentes. «Seguir afirmando que no cierran camas sino que adecuan la oferta asistencial a la demanda o simplemente decir que no están cerradas sino ‘en reserva’ es un insulto a la inteligencia de cualquiera. Se trata, ni más ni menos, de ahorrar dinero a costa de la atención sanitaria que se presta a pacientes y ciudadanos»,sostuvo el gremio.

En números específicos, en la Comunidad Valenciana, las camas cerradas serán 3.000; en Cataluña se estima en unas 1.900; en Andalucía, más de 1.800; en Madrid, más de 1.400, en Galicia, unas 900; en el País Vasco, más de 730, y en Castilla-La Mancha y Aragón el servicio bajará en alrededor de 500 lechos.

Por debajo de las 500 camas se encuentran Castilla y León; tambié figura Extremadura con unas 370 menos; Asturias, con 360; en Murcia son más de 350 camas cerradas; Baleares, donde se cierran más de 120; en Navarra, más de 170; en la Rioja, son cerca de 50 las camas cerradas y en Cantabria, más de 30.

No obstante, desde el sindicato recuerdan que trata de una cifra de «mínimos», ya que determinadas gerencias se han negado a ofrecer a Satse las cifras correspondientes de algunos centros hospitalarios para «ocultar su intencionalidad obsesiva con ahorrar a costa de los pacientes y ciudadanos».