Empresarios prevén fuertes aumentos ante el alza del dólar

RedacciónEDA

La fuerte devaluación del lunes tendrá consecuencias directas en precios básicos de la economía, que afectarán y mucho los productos que consume la clase trabajadora. Por lo pronto, se frenaron la entrega de mayoristas y supermercados y ya comenzaron a circular listas son subas del 20 por ciento.

Víctor Fera, dueño de Maxiconsumo, indicó que los alimentos tendrán un gran incremento: «en el promedio general, si el dólar aumenta un 30%, los comestibles de punta a punta van a subir un 20%. Nosotros haremos el esfuerzo para no trasladar a los precios”. Y estableció que “debemos tomar este momento con calma y no apresurarnos. Hay q esperar 2 o 3 días, una semana, lo que haga falta. El dólar a $46 era ficticio y con uno a $60 crece la pobreza un 10%”.

Desde la Cámara de Mayoristas sintieron el impacto de la depreciación del peso frente al dólar: “Molinos Rio de la Plata suspendió la venta de harinas y aceites, también Unilever dejó de entregar. ADG no tiene precio del aceite y Molinos Cañuelas está entregando pero con aumentos. Las marcas más chicas suspendieron las entregas. Son empresas en mejor posición porque tienen un canal de distribución con representantes y directamente no sacaron a la calle a los vendedores. En cambio los autoservicios estamos fritos, no podes remarcarle así a la gente en la cara. Tampoco es posible remarcar todo lo que tenés en exhibición, no hay tiempo físico”.

Para los supermercadistas, esto significa una verdadero problema y confesaron que «nadie del Gobierno» se ocupó de la situación: “Te negocian sobre la entrega, o sea, sobre lo que ya pediste. Eso es lo primero, después vienen las nuevas listas. Las que iban a llegar en septiembre se adelantan. Los electrodomésticos congelaron la entrega”. “Nadie del Gobierno no nos llamó por estos temas, creo que están mirando la película del dólar todavía”, afirmaron.

Y los autopartistas se manifestaron en el mismo sentido: “La mayoría de los proveedores de insumos de metal están completamente desconcertados. Algunos ya mandaron aumentos del 23 por ciento. El que puede, se retira del mercado y no vende”.