El precio de los remedios duplicó a la inflación y genera alarma la continuidad de los tratamientos

                RedacciónEDA

 

El precio de los medicamentos ya aumentaron un 8% desde el 1° de enero –casi un triple que la inflación informada por el INDEC- y en consecuencia las compras cayeron en igual porcentaje, según el conteo de recetas sin uso que se pudo establecer desde el Colegio de Farmaceúticos.

En ese sentido “hemos manifestado nuestra preocupación, ya que se podría producir la interrupción de tratamientos de enfermedades crónicas por parte de los pacientes, por dificultades de acceso a los medicamentos por razones económicas” dijeron desde la entidad donde responsabilizaron a los laboratorios “a quienes nadie controla”.

La baja sustancial del 8% en la adquisición de medicamentos también se da en la comparación entre el 2018 y 2017, y no es solamente en las farmacias sino también en las compras mayoristas de los hospitales públicos y clínicas.

En este sentido, Rubén Sajem, presidente del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de Capital Federal señaló que si se mide diciembre pasado contra diciembre del 2017, la caída en la venta de las farmacias es del 8,6% (7,14% en el caso de remedios recetados y 12,97%, venta libre), lo que equivale a 1 millón de unidades menos.

En el ámbito gremial confirmaron las cifras. El secretario general del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, Marcelo Peretta, señaló que “el descenso del 8% el año pasado “abarca además de las farmacias, a las instituciones hospitalarias” al mismo tiempo que explicó que “contabilizando todas las compras a nivel nacional, existen 3 millones de recetas que finalmente no se utilizaron”.

Desde la organización confirmaron también que los aumentos de medicamentos en los últimos tres años alcanzaron al 340%, contra un 158% de inflación, lo que desde la entidad definieron como un “escándalo”. Los aumentos se multiplican varias veces cuando la comparación es entre diciembre de 2015 y enero de 2019. Peretta detalló que los analgésicos subieron un 733%; los ansiolíticos, 705%; antiácidos, 686%; antihipertensivos, 658%; vitamínicos, 642%; y antibióticos, 406%.

 

Fuente: BAE