«El malestar de los docentes a veces no se traduce en el éxito de las medidas»

RedacciónEDA

Los despidos masivos de docentes privados llegaron al Consejo Superior de SADOP ésta semana.

Al respecto el secretario de Comunicación del gremio, Gerardo Alzamora, entrevistado en el programa La Gota, Radio Argentina, vaticinó que «el panorama que se planteó en todo el país es desolador, los salarios no son dignos y la ola de despidos es alarmante”.

“Todos los días por goteo, dos, tres, cuatro docentes son despedidos producto de una matriz económica que restringe el poder adquisitivo de las familias que tenían como horizonte pagar una cuota en un colegio privado y ya no es posible” señaló, con lo cual esa pérdida de matrícula deviene en la “quiebra o fusión de horas cátedra y la consecuente pérdida de puestos de trabajo” disparó Alzamora.

Esto se inicia por un “malestar salarial, sin paritaria federal docente, lo que genera una dispersión salarial fenomenal. No hay un salario homogéneo acorde y eso genera diferencias enormes: cada jurisdicción resuelve y decide como puede y así estamos debajo de la canasta de la pobreza” afirmó el sindicalista.

A modo de ejemplo señaló que “el básico en algunas provincias es de 6 mil, 7 mil u ocho mil pesos y sobre eso hay sumas fijas o extras que hacen que un maestro con diez años en muchas provincias gane entre 14, 15 o 16 mil pesos” cuando se necesitan 28 mil para no ser pobre.

En cuanto a su postura respecto a las medidas de fuerza hizo hincapié en que “Hay mucho malestar de los trabajadores -pero reconoció- que el paro no fue bueno y debemos preguntarnos ¿por qué?» Se interrogó el dirigente.

“Es que hay consenso sobre el malestar del docente pero  a veces no se traduce en el éxito de las medidas de fuerza porque con la medida se genera un desgaste entre el docente y la comunidad educativa, porque hay temor a perder el trabajo y además porque se pierde mucha plata por  los descuentos” describió Alzamora.

“Debemos preguntarnos por qué no fueron buenas las medidas más allá de los números” insistió Alzamora. “Nos han tenido todo el año pasado de paro sin respuestas, tomándonos el pelo, atendiéndonos la guardia de Infantería y cuando nos sentamos con el ministro de Economía o de trabajo, hablamos de números y no de educación. En ese esquema se deterioró la negociación”.

«Los paros no son buenos, la medida de fuerza es un desgaste, es un dolor, por lo que implica en la comunidad escolar. Ya no son fuertes por los descuentos en sueldos muy alicaídos y porque los medios nos están denostando a los maestros y a la dirigencia sindical. La idea es desmoralizar al compañero que va a dar clases y le instalan que haga lo que haga nada va a cambiar».

«Los compañeros están comprendiendo que el gobierno no está dispuesto a dialogar y esto se soprepone con más organización y con medidas alternativas».

«Hacer un paro en la educación privada es costoso, y sólo adhieren los que están afiliados a un sindicato, los demás tienen temor a represalias o directamente no se afilian por ese motivo, con lo cual el acatamiento es muy relativo, pero el malestar es muy grande y las condiciones de trabajo, indignas» concluyó.