El Gobierno decidió congelar las cuotas de créditos UVA hasta fin de año

RedacciónEDA

En medio de una fuerte devaluación, y ante el reclamo de muchas agrupaciones de deudores hipotecarios, el Gobierno decidió congelar las cuotas de créditos UVA hasta fin de año. El anuncio está en congruencia con el paquete de medidas que estableció Macri «para aliviar» la situaciones de la clase media.

El encargado de dar detalles de la disposición fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio: «El Gobierno tomó la decisión dentro del paquete de medidas que se anunciaron ayer de que no haya más aumentos en las cuotas de créditos hipotecarios de UVA desde acá hasta fin de año. Esto alcanza a cerca de 100 mil personas en la Argentina que tienen viviendas valuadas en hasta 140 mil UVA».

«Esta es una decisión que ha tomado el Presidente en un contexto complicado como el que atravesamos, en donde claramente la depreciación de la moneda después de pasada la elección va a generar una mayor inflación. Veníamos de una baja de inflación, pero claramente a partir de la depreciación de la moneda tendremos uno o dos meses con inflación más alta, y me parece que esto va en línea de cuidar precisamente la angustia que esto genera en toda la sociedad», resaltó el ministro.

También sostuvo que «se suma también a las propuestas que hicimos, a las medidas que tomamos hace algunas semanas respecto a la compensación de la diferencia entre el salario, el CVS y el UVA para los créditos PROCREAR y también para el resto de los créditos».

De acuerdo a la Casa Rosada, la medida «alcanza a 33 mil familias que accedieron al plan PROCREAR y a otras 60 mil que solicitaron préstamos con la modalidad UVA en compras menores de 140.000». De este modo, se cumple uno de los principales reclamos de agrupaciones de deudores UVA que, tras la inflación y la devaluación del año pasado se les hizo complejo seguir abonando las cuotas, que se dispararon. Por otro lado, colectivos que nuclean a inquilinos también piden medidas específicas para los alquileres ya que, argumentan, el incremento del dólar hizo que se frenaran renovaciones de casas y departamentos, que tendrán nuevos valores difíciles de asumir en las condiciones que existen.