El FMI el lugar donde no queríamos estar

                RedacciónEDA

Foto Minutouno

Por María Laura Beherán

El Secretario de Hacienda del gobierno de Macri, Nicolás Dujovne ya está en Washington en una serie de reuniones con la directora del FMI, Christine Lagarde y los equipos técnicos para ver el tipo de acuerdo que se firma y los condicionamientos que pone el Fondo.

Mientras tanto en Argentina masticamos rabia de sentir que retrocedimos en grande y estamos yendo a un lugar al que no queríamos ir. Estamos mal por todo y lo peor: no le creemos a nadie.

Esta tarde o antes, tal vez tendremos un anticipo del acuerdo alcanzado, un acuerdo que tendrá que ser obligatoriamente el que Lagarde decida  porque insólitamente el acuerdo ya está anunciado con lo cual se achica nuestro margen para decir que NO. Antes de saber cómo será ya sabemos que va a ser.

Por lo que trascendió serían entre 30 y 40.000 millones de dólares y las condiciones – según Macri – Dujovne- no serían muchas más exigencias de ajuste que las ya existentes porque el “Fondo ya no es el malo de antes y ahora está del lado del gradualismo”.

El malhumor social se ha agigantado porque empezamos rápidamente a notar las consecuencias y a entender que si esta necesidad de acudir al Fondo tiene que ver con calmar los mercados acreedores es porque los que mandan son ellos.  Y ellos estaban muy inquietos porque con este déficit que tiene la Argentina no saben si el país será solvente a la hora de devolverles toda la plata que nos prestaron.

O sea que este nuevo crédito “preventivo” del FMI puede tranquilizarlos lo suficiente  o no, podemos empezar a tratar del volver a la normalidad o tener más días negros, más fantasmas, más subas del dólar, en fin,  no tenemos idea lo que puede pasar. Lo que estamos seguros es que nada bueno.