El bono de $ 5000 que acordaron la CGT y el Gobierno no será para todos y genera dudas

                RedacciónEDA

En un contexto de recesión “in crescendo”, el pago del bono de $ 5 mil en dos cuotas que acordaron el Gobierno, la CGT y los empresarios, genera incertidumbre y preocupación porque no alcanzará a todos los sectores.

Inmediatamente después de terminado el cónclave de este lunes, la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) anticipó que no todos podrán acceder al pago de este extra para compensar la pérdida en los salarios por la inflación y la devaluación.

“Los primeros interesados en instrumentar herramientas que fomenten al consumo somos nosotros, pero en la reunión nuestra postura fue que no todos los sectores pueden afrontar un bono de 5000 pesos”, indicaron desde la CAME donde al mismo tiempo aclararon que “para los pequeños y medianos comercios “es inalcanzable” el pago de esa suma.

Los trabajadores que recibirán el bono de fin de año lo cobrarán en dos cuotas, en noviembre y enero. Con esta medida el Gobierno espera desactivar la medida de fuerza que la central obrera tenía previsto realizar este mes. En el encuentro además se acordó que, ante casos de despidos hasta marzo de 2019, las empresas notificarán previamente a la secretaría de Trabajo para que articule un espacio de negociación con los sindicatos. Los gremios exigen que el Gobierno publique un decreto para asegurar el pago del bono.

El Gobierno y los empresarios avalaron esta iniciativa, además, para tratar de contener las demandas salariales de los sindicatos en el proceso de reapertura de paritarias que se viene, después de que, Petroleros, Camioneros, Sanidad, Aeronáuticos y otros gremios acordaran aumentos por encima del 40%.

Pero otro de los puntos neurálgicos que los gremios pusieron en la agenda de la reunión fue el pedido de un aumento para jubilados que tampoco lo recibirán “porque la plata no está” oficializaron desde el gobierno.

Y los abuelos quedarán muy por debajo de la inflación anual, ya que este año acumularán un aumento del 28,5%. En diciembre tendrán una suba de casi 7,8%, lo que llevará la mínima a $ 9308,96 en el último mes del año. Con una inflación anual esperada entre el 45% y 48%, las jubilaciones quedarían así cerca de 20 puntos por abajo del ritmo de precios.

Sumado a esto, no se sabe nada acerca de la situación de los empleados estatales, pero su suerte seguramente esté atada a la de PyMes y jubilados porque el gasto público está en “pleno ajuste” y detrás del objetivo del déficit cero.

De modo, que el paro no está desactivado por el momento. Es tiempo de conversaciones y nuevos encuentros donde definir rápidamente cuáles serán los pasos a seguir para transcurrir los últimos dos meses, seguramente más complejos, en lo que el gobierno de Macri lleva de mandato.