Efectos de la recesión: en promedio cayó un 8% la venta de combustibles

                RedacciónEDA

Durante el mes de septiembre se registró una fuerte caída en las ventas de combustibles, que continúa actualmente su descenso, al mismo tiempo que los usuarios se trasladan a las opciones más económicas, cuyo consumo subió 8%  mientras que las naftas premiun cayeron un 14%.

Por los sucesivos ajustes en los surtidores, los automovilistas argentinos mantienen la preferencia por la nafta más barata en detrimento de la de mejor calidad. Pero al mismo tiempo, desde la liberación del mercado ordenada por el Gobierno nacional en octubre del año pasado, la súper aumentó 70%.

En simultáneo, luego de dos años, volvió a crecer en el expendio de gasoil Grado 2, más conocido como el “Diésel común”. En el análisis mes a mes, la comercialización de Gasoil barato subió 9,3%, mientras que la del gasoil Grado 3 (el Premium) avanzó 3,4%, En el caso de las naftas, la súper aumentó 4% y la premium se desplomó 6,7%.

Según los datos de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la república Argentina (CECHA), las cifras ratifican que, tras la disparada del tipo de cambio y del precio internacional del crudo, se consolida la tendencia de los conductores de elegir el producto más económico, frente a la imposibilidad de costear un producto de mejor calidad y rendimiento.

El dato llamativo que se desprende de las mediciones de septiembre hablan de una caída promedio del consumo de combustibles del 8%. En naftas, tiene que ver con la sustitución de autos y camionetas por otros medios de transporte público. También comienza a verse el compartimento de vehículos entre varios viajeros que comparten el viaje o el reordenamiento de viajes (dos o tres viajes por semana) en lugar de todos los días.

En el caso del gas oil, la disminución en el consumo (cercana al 7%) además del efecto recesión también está relacionado a los efectos climáticos (sequías o inundaciones) que afectan distintas zonas agrícolas.