Desde Smata consideraron que el bono de 5 mil pesos es «insuficiente»

                RedacciónEDA

Algunas voces gremiales comienzan a alzarse contra el acuerdo firmado por la Confederación General del Trabajo (CGT) respecto del bono de fin de año acordado con el gobierno y algunas cámaras empresarias. El secretario General de Smata Ricardo Pignaneli, cercano a Moyano e integrante del Frente Sindical por el Modelo Nacional, consideró que los 5 mil pesos en dos cuotas que se acordaron son insuficientes para compensar la pérdida de poder adquisitivo ante la inflación.

Durante una entrevista radial el gremialista manifestó: “No salió la reglamentación todavía. La CGT arregló que salga por decreto. No está explícito si va a para todos, si se discute como una paritaria. Es difícil en este momento articular algo que sea un pago masivo. No sabemos si es para los maestros, los estatales, los jubilados, la actividad privada. Después hay un problema: dicen que los gremios tienen que discutir la implementación, pero sabemos que en cada caso es distinto”.

El dirigente de Smata consideró que los 5 mil pesos con insuficientes, especialmente para los gremios que no pudieron cerrar paritarias cercanas al 40% de aumento, a cuyos trabajadores ese dinero “no les va a alcanzar”. Y agregó: “Para las fiestas se habla de un pan dulce más barato a $ 200 y uno de precios mediano a $ 500. El conflicto social lo pueden frenar, pero la necesidad no. Los gremios a nivel general pueden haber sacado un 25% que no cubre la inflación. Hay muchos sectores el conurbano que lo sienten, hay un 40% de gente que no está en el sistema laboral, ni declarados, ¿esos cómo lo cobran?”.

En relación con el impacto que la medida puede tener sobre las PyMEs que se encuentran en estado delicado por la recesión económica opinó: “Tampoco hay sustento con la plata del Estado. Lo que está pasando es crítico y con el enfriamiento de la economía se está dejando en el camino a muchas pymes y economías regionales, que son el 75% de los laburantes”. Y añadió: “Hay pequeñas empresas que la están pasando muy mal. Distinto sería que fuera un pago que absorbe el Estado para todo el mundo y que luego la actividad privada la pueda descargar”.

De todos modos, más allá de sus consideraciones acerca de lo insuficiente del bono, el gremialista evitó cuestionar el levantamiento del paro definido por la CGT: “Es imperiosa la unidad y cuando la unidad es imperiosa hay que ser muy prudente de lo que se pueda decir, porque somos todos compañeros. Si entre compañeros decimos a los cuatro vientos o que pensamos sin analizar las circunstancias, no se brega para la unidad. Un pensamiento profundo hacia afuera puede dar adhesiones, pero hay que ser prudente”. “Tenemos que hacer la unidad aunque duela”, insistió.

Finalmente, en el terreno político opinó sobre las recientes declaraciones de Sergio Massa en el sentido de un gran frente opositor al macrismo que incluso incluya a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner: “Si, creo que es posible. Hay que ser amplio, tenemos que discutir adentro y hacer prevalecer las necesidades del pueblo argentino. Las necesidades no las vamos a cubrir haciendo batallas campales, sino siendo inteligentes y entendiendo qué camino y qué modelo queremos para la Argentina”.