Desde la Cámara de la Construcción piden reforma laboral para despedir sin causa y sin indemnización

                RedacciónEDA

Julio Crivelli, presidente de la Cámara de la Construcción, planteó abiertamente la necesidad de avanzar con una reforma laboral que permita a los empresarios “poder despedir sin indemnización”, para equilibrar las finanzas de las compañías.

Durante una entrevista, el dirigente sostuvo que “hay muchas empresas que no son grandes por empleados de baja productividad”. Y, en línea con lo planteado recientemente por el empresario cafetero Martín Cabrales, añadió: “Necesitamos poder despedir sin causa a empleados en todas las industrias y comercios”.

Cabrales había dicho, días atrás, que había que “impulsar” una reforma laboral y “otras tantas que permitan bajar los costos laborales”. “Queremos que haya mayor flexibilización. Que sea más fácil despedir y contratar gente”, amplió.

La UIA reclamó una reforma laboral y tributaria

En ese sentido, Crivelli explicó: “Todos nos damos cuenta que la reforma laboral es necesaria en la Argentina. En los años 20 y 30 la Argentina tenía estándar de protección laboral muy bajos. Con el socialismo y el peronismo evolucionan a esos estándares, y luego siguieron subiendo en desmedrado del mérito y el rendimiento y la productividad, y llegamos a un extremo. No hay nadie que no se plantee esta cuestión, al sumo habrá cuestiones de método, y ver cómo hacerlo con el menor daño posible. Si no mejoramos la productividad el convenio con la Unión Europea es impracticable”.

Luego agregó: “La postura nuestra es en general, y no en relación con la industria de la construcción, que tiene un sistema totalmente flexible y meritocrático, que sería bueno que se aplique en el resto de las industrias. La productividad en la Argentina es muy baja porque no existe meritorcracia por las razones que explicó Cabrales y compartimos todos”.

El dirigente empresario planteó la necesidad de que pueda despedirse a trabajadores en cualquier momento, tanto en la industria como en el comercio. Y agregó: “La realidad es que en los países que tiene menores requisitos de despidos son lo que tienen mayor productividad y mayor cantidad de empleos. Si hago una pyme y sé que si tomo un empleado y me equivoqué, y para despedirlo tengo que hacer lo que explicó, no hago la pyme”.

“No digo de pasar del sistema medieval que tenemos al sistema norteamericano de golpe, porque sería una locura, pero es necesario ir a un sistema que tenemos mayor meritocratcia y productividad, y empleo. Cuando el riesgo de emplear cae, los empresarios emplean. Si el riesgo de emplear es muy alto, el empresario no emplea”, insistió, expresando sin ningún disimulo los deseos de buena parte del empresariado argentino.

Crivelli también sostuvo que las paritarias y las negociaciones salariales también deben incluirse en los proyectos de reforma: “El salario es una relación directa con la productividad, no es un volar absoluta, sino la sociedad debería pagar carísima la producción. Nosotros pagamos carísimos por los impuestos y por la baja productividad de nuestras industrias y servicios. Si la productividad es alta, los precios deberían ser bajos. Son todas variables y ninguna es absoluta”.