Cambiemos logró aprobar el presupuesto de ajuste diseñado por el FMI

                RedacciónEDA

El interbloque del PJ Federal, le garantizó a Cambiemos una cómoda votación en favor del Presupuesto. Con 45 votos a favor y 24 en contra, durante la madrugada el Senado sancionó la ley de leyes con el déficit exigido por el FMI.

Además de sus propios senadores (excepto el santacruceño Eduardo Costa que no participó de la sesión), Cambiemos logró el apoyo del jefe del bloque Argentina Federal Miguel Pichetto, junto a Dalmacio Mera (Catamarca), Carlos Caserio (Córdoba), Cristina López Valverde y José Uñac (San Juan), Pedro Guastavino y Sigrid Kunath (Entre Ríos), así como de otros cinco representantes del interbloque que responden a partidos provinciales, como los Tierra del Fuego y Santiago del Estero.

Según el presupuesto, se espera que el dólar se ubique en torno a los 40 pesos y se establece un congelamiento de la base monetaria, limitando absolutamente la impresión (lo que por otra parte complicará aún más las posibilidades de que las entidades financieras abran las líneas de crédito que vienen solicitando el comercio y la industria para sobrevivir a la recesión). En cuanto a la inflación, que este año cerrará cerca del 50% cuando la previsión del presupuesto 2017 era de 10%, se pronostica que en 2019 no superará el 23%.

El senador Esteban Bullrich (PRO-Buenos Aires) en su calidad de presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara alta, resaltó la importancia que tiene “el ahorro y la inversión” en el proyecto de Presupuesto Nacional 2019 y pidió su acompañamiento en el Senado para “caminar hacia una Argentina mejor”.

Lo cierto es que la ley aprobada admite que el próximo año nuestro país continuará en recesión económica, previendo una caída del PBI de 0,5% (el propio FMI pronostica un retroceso de 1,7%). El Presupuesto de ajuste impuesto por el Fondo Monetario prevé fuertes reducciones de las partidas para obras de infraestructura, salud, educación, vivienda y desarrollo urbano, con un recorte equivalente a un punto de PBI en gasto social. Por otro lado, el stock de deuda alcanzará los 315.698 millones de dólares en 2019 y se pagarán 596.000 millones de pesos sólo en concepto de intereses de deuda (un aumento del 50% en relación con 2017, que ya fue un año de fuerte endeudamiento).

El objetivo de “déficit cero” asumido por el Gobierno de Mauricio Macri busca reducir el gasto en términos reales mientras que por otro lado se apunta a aumentar la recaudación vía impuestos (el Presupuesto prevé un incremento de 38,9% en este rubro). El descenso en la inversión en obra pública contribuirá a frenar uno de los pocos sectores dinámicos de la economía, que venía generando puestos de trabajo en medio de una debacle laboral inédita (según un reciente informe, en lo que va del año se registraron 58 mil despidos y suspensiones en el sector público y privado, especialmente en la industria).

El gasto total previsto es de 4,1 billones de pesos (aumento nominal del 27,4% respecto de 2018, lo que medido contra la inflación implica una caída de 13 puntos reales). El gasto primario se ajusta en un 24% (nominal) y los recursos para planes sociales aumentan en 32%, en ambos casos por debajo de la inflación. El recorte del gasto en términos reales será de 6% en servicios sociales, 23% en educación y cultura, 48% en vivienda y urbanismo, 20% en promoción y asistencia social, 8% en salud, 17% en ciencia y técnica y 20% en agua potable y alcantarillado.

Un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) explica: “Los pagos de servicios de deuda superarán en más de 24 veces a los fondos destinados a las obras de agua potable y alcantarillados, en 20 veces a las de vivienda y urbanismo, en casi 13 veces a las de ciencia y técnica y en cuatro veces a las de salud”. Luego detalla: “El peso de los intereses de deuda que se pagarán en 2019 representa monto equivalente a 353 millones de AUH, 69 millones de jubilaciones mínimas, casi 56 millones de salarios mínimos y la construcción de casi 20 mil jardines de infantes. Con todo, en 2019 se pagarán más de un millón cien mil peso por minuto, en concepto de intereses de la deuda pública”.

La perspectiva del Presupuesto aprobado es clarísima: profundo recorte en obra pública e inversión social y una perspectiva de mayor desempleo, inflación alta y recesión económica generalizada.