Cada vez más líneas de colectivo en peligro de cierre

RedacciónEDA

Varias líneas de colectivos urbanas se encuentran en un complejo momento económico, que ha llevado a varias a pedir concurso preventivo de acreedores, a demorar el pago de sueldos de sus trabajadores o a la paralización total.
Uno de los casos es el de ERSA, que hace algunos meses pidió concurso preventivo de acreedores, mientras que Expreso Lomas (líneas 112, 165 y 243) se encuentra paralizada hace cinco meses. Expreso Liniers Sociedad Anónima (líneas 88 y 502) viene enfrentando hace algunos días paro de actividades de sus trabajadores por atrasos en el pago de los sueldos.

La línea 88, que corre entre Once y Cañuelas, tuvo dos días de paro la semana pasada por no haber podido pagar la totalidad de los salarios a sus 234 trabajadores. Desde la empresa denunciaron incluso el peligro de cierre si no se modifica un esquema de subsidios oficiales que se entrega en forma caprichosa y diferenciada a otras empresas, dejando a Expreso Liniers con sólo el 50% de estos aportes, a pesar de los reiterados reclamos y planteos judiciales que se han hecho.

La línea 88 amenaza con el cierre y peligran 250 puestos de trabajo

La modificación del esquema de subsidios de produjo en diciembre de 2018, en base a un criterio de distancias recorridas. Desde la empresa explicaron que “como el 70% de los pasajeros de la línea 88 viaja hasta 27 kilómetros, el subsidio es la mitad. Recibimos $255.000 por coche, mientras otras similares como la línea 57 reciben $700.000”. “La resolución cambió la forma de distribuir las compensaciones tarifarias. Perdimos $600.000 en enero y cada mes se incrementa, no tenemos ganancia, estamos por debajo del costo operativo. Fuimos a la Justicia y nos concedieron una cautelar, pero no se hizo efectiva porque Transporte la recurrió”, detalló Daniel Guolo, apoderado de la empresa.

Y añadió: “Si esto no se soluciona, probablemente la empresa deje de operar. Lo más injusto es que deja sin transporte a 850.000 pasajeros mensuales. Sería grave que otra empresa que tiene margen de ganancia mucho mayor se termine quedando con las líneas que operamos nosotros. No se si buscan concentrar el sector, pero necesitamos una respuesta urgente”.

En Expreso Lomas la situación es aún más grave. Según explicó un delegado: “El servicio esta paralizado hace cinco meses por un vaciamiento de los dueños que venimos denunciando desde 2011. Somos 400 trabajadores que sobrevivimos cobrando los subsidios adeudados, pero no cobramos julio y sólo un 20% de aguinaldo. Esto afecta a 50.000 pasajeros diarios, junto con los vecinos reclamamos que alguna empresa se haga cargo y hay varios interesados. Esperemos que se resuelva”.