Banco Mundial prevé una caída del crecimiento para Argentina de 1,7%

                RedacciónEDA

Según el Banco Mundial, Latinoamérica es la región que más retrae sus posibilidades de crecimiento en 2019, alcanzando apenas un 1,7%, después de un 2018 “decepcionantemente débil” en que logró un 0,6% regional gracias al impacto de la crisis en Argentina, Brasil y Venezuela. Para nuestro país prevé una caída de 1,7%.

Según el informe semestral de Previsiones para la Economía Mundial del organismo financiero internacional, “el crecimiento en América Latina y en el Caribe fue decepcionantemente débil en 2018, con una estimación de 0,6%, y notablemente menor a lo esperado. Esto reflejó el impacto de la reciente crisis de la moneda en Argentina, la huelga de camioneros en Brasil y el empeoramiento de las condiciones en Venezuela”. El pronóstico de crecimiento para 2019 recorta un 0,6% respecto del informe de seis meses atrás. Para 2020, se proyecta un crecimiento de 2,4% y de 2,5% para 2021.

Si bien para nuestro país se pronostica una caída de la economía de un 1,7% (en 2018 la caída fue de 2,8%), el impacto de la crisis argentina a nivel local iría disminuyendo. “Se espera que el crecimiento comience a repuntar a 1,7% en 2019, a medida que la expansión se acelere en Brasil y la recesión en Argentina comience a ceder”, detalla el informe.
El único país con peores perspectivas que Argentina es Venezuela, para el que el organismo prevé una caída de 8% en su PBI: “El colapso económico en Venezuela se ha profundizado y no hay indicaciones de que la última redenominación de la moneda tuviera un mayor impacto en la dinámica hiperinflacionaria actual”.
A nivel global, el BM advierte que “el crecimiento se ha debilitado, las tensiones comerciales siguen siendo altas, varios países desarrollados han experimentado estrés financiero y los riesgos en el panorama se han incrementado”. Y el panorama podría empeora por una mezcla de factores que incluyen la suba de tasas en los Estados Unidos, la apreciación del dólar y la retirada de los inversores de los mercados emergentes.
“La región enfrenta además riesgos intrarregionales e internos, como un contagio de una contracción más fuerte de lo esperado en Argentina y en Venezuela y la persistente amenaza de desastres naturales y condiciones meteorológicas extremas”, concluye el informe.