APTA expresó su preocupación por las aeronaves de empresas extranjeras sin matricula

                RedacciónEDA

APTA (la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico) manifestó su preocupación ante autoridades competentes sobre la posibilidad de que aeronaves de empresas extranjeras que operan en la Argentina presten servicios sin estar matriculadas, algo que violaría el Código Aeronáutico, la Ley de Transporte Aerocomercial y regulaciones aeronáuticas vigentes.

«En la actualidad, no existe ningún motivo de excepcionalidad ni de conveniencia nacional, para que se
autorice a operar a aviones aerocomerciales con matrícula extranjera. Desde 2016, todas las nuevas empresas aéreas
foráneas que empezaron a volar desde nuestro territorio, han incorporado las aeronaves que han querido sin
restricciones, cumpliendo con nuestras normativas y matriculándolas en el país», indicó el sindicato sobre la problemática.

Acto seguido, agregó que «y lo pueden seguir haciendo, para atender la demanda, ampliar destinos nacionales e internacionales, generar más empleos y aumentar su rentabilidad. La única compañía basada en nuestro país que se ha llevado dos aeronaves para operar en otras empresas de su holding fue, LAN Argentina, cuyos controlantes finales son extranjeros».

APTA denuncia las «inconsistencias» de la política aerocomercial del gobierno

En estas circunstancias, APTA consideró que «la pretensión de operar en la Argentina con aviones no matriculados en el país, tiene como exclusiva finalidad conseguir ventajas y conveniencias en favor de las empresas aerocomerciales
extranjeras que lo soliciten».

El sindicato que lidera Ricardo Cirielli expuso que esto «no responde ni satisface, los derechos, intereses y necesidades del Estado Nacional; de los usuarios del transporte aerocomercial; de los trabajadores aeronáuticos argentinos; ni, de las compañías aerocomerciales nacionales de capital público o privado. Al contrario, puede provocar consecuencias dañinas de distintos órdenes». «Es por ello que se le formulan al Señor Administrador de la ANAC, Tomás Insausti, precisas y significativas preguntas sobre tan serio particular», concluyó el gremio.